lunes, 12 de mayo de 2008

Una docena de uvas rosas

Facilito, para que no te atragantes:


Ya
no
eres
la
ciudad
a
la
que
se
dirigen
mis
pulsos