lunes, 18 de agosto de 2008

Un brindis por...


los esfuerzos sin recompensa,
la variedad de las olas
lo efímero de las cosas
la apuesta por un mañana
que no está aún diseñado
ni en la mente del que lo escribirá.


Pd.
Tanto fue el cántaro a la fuente que, al final, decidieron compartir orilla en los días pares y mojarse juntos.