lunes, 11 de agosto de 2008

A ran de mar III

Hi havia una vegada
un mar de color esmeralda
frente a las costas de Cabrera,
que, para seguir meciendo a las olas
ocultó sus coordenadas
a fin de extenderse

allá

donde la vista
pierde sus referencias.