domingo, 3 de agosto de 2008

De nuevo para EVA(dir)SE , a falta de descremallear.
(Por el correo del otro día, entre otras cosas.)

Inventó un verbo nuevo, a medida,
para vaciarse en el bar del Casino
y arrojar todo lo que ardía dentro.

Brotaron teclas de piano,
pentagramas de nueve líneas
imposibles, notas negras
que solo acuden a la llamada de las artistas,
y dos cuadros de mariposas
en un julio de desvarío,
de saliva rizada,
colillas light
y espirales de silencios,
silencios,
silencio.
-


Silencio... (o casi)
tras el que cambió conscientemente de letra
para guardar lo que no verá
el que calla
hasta que la mano que lo gobierna
-la misma que copió al papel estas notas-
quiera
y pueda.

(Porque tú lo vales ;)