domingo, 24 de agosto de 2008

Miró

Colgadas de los hombros, como piñas de acero, las redondas invadían los pentagramas de las estrellas y los soles para llamar a la luna Señora de las bestias y de los hombres.