martes, 26 de agosto de 2008

Elegir fue fácil



No sé si fue primero el espejo o la imagen,
la fuerza de tu voz o el desgarro de tu azul,
pero, aquella tarde
entre todas las banderas
elegí la tuya:
la única caída.

Como la mía.