viernes, 25 de enero de 2008

El adiós

El hombre, antes de romper a llorar, dejó al buho partir de aquella habitación que olía peor que una cuadra sin limpiar. Entendió, al verlo, que su vuelo no estaba hecho para adornar la quietud de su alma de taxidermista.