viernes, 3 de octubre de 2008

Entre tachones...

Juega el miedo al precipicio,
hace fugaces los tiempos
para que huya la reflexión
y no dé lugar al espacio.

Y así, con la relatividad deshecha,
bajadas las persianas
la noche inunda a los días
que ya no arañan
ni al agua.