viernes, 1 de febrero de 2008

Interrrogante

Diamantes gastados por los ojos que los miran,
niños como escualos que nadan calles abajo,
puertas superlativas que encierran patios invisibles.
Y yo colecciono historias
para salvar el salto
que me espera.