viernes, 15 de febrero de 2008

Lema

He regalado los márgenes de mis páginas,
los renglones para las citas,
muchos minutos para componer décimas,
las espirales que cosían las posibilidades
de las alternativas abiertas al blanco;
y decenas de libros libres.
He hecho hueco para todas esas menudencias
que han ido llenando mi vida
con distintas grafías,
acampando por el mar de la mañana;
barriendo los despojos con cada nuevo naufragio
para preparar, rauda, el bote capaz de colocar la vida a salvo.
Y, a veces, eran tantas, que más que letras parecían algas
pegajosas, maromas atadas a la existencia,
y pecios moribundos asidos a los recuerdos.
Pero,
ahora,
estoy ocupada en un lema:

"SUSTRAERSE A LA ARBITRARIEDAD DE LOS CAMINOS DE LOS OTROS".