sábado, 10 de enero de 2009

Aves migratorias

La alondra que llevo en el bolso
duerme en el hueco
que hacen los pañuelos.



(...este absurdo resfriado
que me acompaña siempre
cada vez que te vas).