lunes, 1 de septiembre de 2008

Nuevo nº de Enredos y Madejas



Despierta septiembre de la mano de Kikilogic, que da portada a nuestro nuevo número. No falta nuestra sección poética Acericos, con los paisajes de lo vivido como tributo a la memoria. En esta ocasión, nadie dará muerte al xilófago en su viaje, de la mano de Roberto Campos y de Álvaro Pérez.

Desde otro punto de vista, Las Palabras puertas, de Saray Pavón, golpean al dintel de los Papeles al Agua; los lienzos se enmadejan y picotean el azul de Miró y, desde el recuerdo, se asoman a la fiesta de la miel.

Nuestra agenda para Sirenas aporta dos interesantes propuestas, que se suman al proyecto Alamedeando. Es lo bueno de que las Musas se asomen a la barandilla. O que oteen el horizonte, como hace Elena Almeda desde los Quehaceres innecesarios. O que se suban en la nostalgia de La locomotora de latón, de Pedro L. Ibáñez, desde los Relatos amigos, palabras de cerca.

Y se suman a éstas las Cuatro letras (y algunas más) del escritor argentino Mario Capasso que se acomoda en las Letras para una Revista, para finalizar -con este peculiar retrato- sobre el artista Fernando Mansilla en Hilando fino; cosiendo vientos.


La Madeja
Enredos Y Madejas