sábado, 6 de septiembre de 2008

Los otros Sacramentos

Consolamentum

sólo palabras
sin necesidad de agua,
moribunda en el lecho,
con la imaginación a decenas de horas
en esta cruzada conmigo.



Epojé

columpiada en la pausa
de un paréntesis incoherente
en el tiempo
frente a mí.


(Recuerdo que yo reía,
mientras él enjabonaba la tarde
que luego la noche
no dudó en aclarar.)