domingo, 20 de abril de 2008

Te sueño en negro

Te sueño en negro, cansada de la policromía,
cansada de las noches que siguen a los días,
cansada de encontrar siempre paraguas
asomando por las papeleras,
cuando ya no sirven,
y solo son flores para raras como yo.

Te sueño en gris, cansada de amasar badajos
para campanas locas que no paran
de lanzar gritos que bajan por la tráquea,
conducen a las náuseas
y anidan en el estómago,
que arde siempre
entre rojo y amarillo.

A veces consigo soñarte en malva tirando a negro
mientras desenrollo alfombras,
ya acostumbrada a descifrar palimpsestos
tejidos a la sombra de los colores que te llevaste.

Y llega la confusión en los recuerdos:
rojo chocolate
verde miseria
magenta ceniza
negro escarlata
amarillo respuesta
azul galleta
naranja albino.

Ayer te volví a soñar en negro
para,
a partir de hoy,
tal vez
decirte adiós.

Porque desde que fui a la Casa Grande
hace dos noches
solo pienso en azul.


(So long,
it was so long ago