sábado, 29 de diciembre de 2007

Pasteles de madera, hojaldres de plata, azúcar congelada

Planchas de prensa,
planchas de fotos,
placas de zinc,
bases de mercurio.

Fotograbados en tipos de imprenta
descoloridos de tanta intemperie;
tacos de madera agujereados por las polillas
que juegan a excavar avenidas imposibles
para ciudades en extinción.

Y allí al fondo,
entre ocres sucios y amarillos descompuestos;
entre nueve nubes de gasas,
el recuerdo centenario
que te sigue haciendo vivir
con la fidelidad del frío,
en un material que ya
no alberga esperanzas.