domingo, 21 de octubre de 2012

Fue algo parecido a esto...

"Que cada palabra lleve lo que dice.
Que sea como el temblor que la sostiene.

Que se mantenga como un latido..."
Rafael Cadenas, Ars poética (1977)




Es un latido lo que abre la tarde en el pulso de David Postigo. Con el alma a hombros y en sus manos,
te doy lo que tengo:

estoy hecha de palabra
hilo a hilo
gota a gota
sed a sed.






Fran Nuño desenreda esta madeja de Extraversos por la sala. Y mientras un pájaro traza los límites de la tarde, mi querido Mario Barranco, "desbarata los puntos cardinales" con su prólogo. Su gramática del eco llama a la tierra por su recuerdo y al aire por su luz. Él atiende "el relato de los cauces".  


Con Fran Nuño (Col. Extraversos, ed. Gualdaturia) y
Mario Barranco

Entonces la metáfora se hace de agua para que, al fondo, Karkarov revuelva en el misterio de los bosques:


"Golpe de viento
el bosque deja el nido
como un pájaro"
Karkarov Gughental







Los espejos me devuelven a un mundo paralelo que me recuerda a MJ Romero y su ciudad sin nombre; me recuerdan que "corregir es ir contra mi propia anarquía. Me lleva tiempo." 




Porque soy una isla. Porque la tormenta golpea el vientre de la niebla. Porque están los árboles huérfanos

***

Esta es mi manera de contar las cosas. De hacer palabra. De entregarla; como se dan las gracias cuando, en una tarde de lluvia, tantos/as amigos/as hacen un hueco en sus vidas y te acompañan para atravesar la superficie de las cosas


Atravesar la superficie de las cosas
marfil-hielo-frontera.

Pasar la mano por el llanto
diástole-mundo-esperanza.

Aliviar el frío de las heridas nuevas
y las ascuas de las enquistadas,
introducirnos en los misterios del barro
o en los secretos que enmarañan
los ríos
y el presente del atlas.

Que la voz hecha tierra
sea el centro de todas las geografías

pasar dos veces
-o las que hagan falta-
por el corazón.




GRACIAS